M25 DRAGON WAGON / PANTHER Ausf.G
Tamiya/Shanghai Dragon 1:35
por Antonio Martín Tello

"Dicen que los rusos han entrado ya en Berlín. Espero que sea cierto y todo esto se acabe pronto. Llevamos ya diez meses aquí. Diez meses no parece mucho, dicho así, pero en estos diez meses hemos hecho muchos viajes llevando de todo de acá para allá por cuatro países. Al final hemos acabado en Alemania. Espero que todo se acabe pronto, aunque bien pensado, como tengamos que recoger toda la chatarra que los Jerries se han dejado por aquí no se cuando podremos volver a casa."

Sgt. Johnson, 464th Ord. Evac.

1. Dragon Wagon

1.1 Un poco de historia

Los observadores norteamericanos que acompañaban a las tropas británicas en su campaña en el norte de Africa notaron que la falta de un vehículo capaz de recuperar y transportar los carros inmovilizados, bien en combate, bien por problemas mecánicos, tenía como consecuencia la pérdida definitiva de numerosos tanques que debían ser abandonados. De estos informes surgió el encargo de un vehículo capaz de recuperar y trasladar los carros norteamericanos en servicio por aquellas fechas, en especial el M4 Sherman, que además tuviera capacidades todo terreno. Varias empresas, algunas de ellas especializadas en la fabricación de maquinaria pesada para minería y trabajos en canteras, presentaron sus proyectos. El diseño que finalmente fue aceptado y que entró en servicio a mediados de 1943 fue bautizado como M25 y constaba de un tractor M26, construido por la compañía Pacific Car and Foundry, y un remolque M15, construido por la compañía Fruehauf. Oficiosamente, y debido a su imponente tamaño (17.48 metros de longitud), el conjunto recibió la denominación Dragon Wagon.

Bonita idea para un diorama. ¿Quién se atreve con él?.
Notad que el Dragon Wagon es el mismo que la maqueta.

El tractor M26 6x6 tenía una cabina blindada que protegía a la tripulación, compuesta por 7 personas, del fuego de armas ligeras y esquirlas de proyectiles de artillería. El motor de 60 cilindros proporcionaba 240 hp SAE. Contaba con tres tornos, uno en la parte frontal, que podría arrastrar hasta unas 18 toneladas, y dos detrás de la cabina, con una capacidad cada uno de 30 toneladas. En el techo de la cabina había instalado un anillo sobre el que se apoyaba una ametralladora pesada de 12.7 mm. Además la tripulación contaba con diverso armamento ligero, como ametralladores Thompson, carabinas M1, y granadas de mano y bengalas. La tripulación también tenía a su disposición numerosas herramientas para llevar a cabo su trabajo de recuperación: Equipos completos de soldadura, un compresor de aire, cadenas, sirgas, gatos hidraulicos de 10 y 20 toneladas, poleas... Una pequeña grúa podía ser instalada detrás de la cabina para elevar pequeños pesos, o cambiar una rueda. Además, en la parte posterior, el tractor llevaba una estructura abatible que podía elevarse y situarse en diferentes posiciones para facilitar el trabajo de arrastre y movimiento de los vehículos recuperados. El peso del tractor M26 era de unas 21 toneladas, y su consumo de carburante astronómico, de más de un litro por kilómetro en buenas carreteras. El principal problema del M26 era que, debido al peso introducido por la cabina blindada, el eje delantero era propenso a sufrir averías, y los neumáticos delanteros se desgastaban con mucha rapidez. Estos inconvenientes, unidos al hecho de que el Dragon Wagon rara vez se utilizaba en la recuperación de vehículos bajo fuego enemigo, llevó a la construcción de una versión con cabina normal, sin blindar, que se denominó M26A1. El nuevo vehículo pesaba 1.5 toneladas menos que su predecesor. En total, se construyeron 753 M26 y 753 M26A1 y M26A2 hasta 1945 (el M26A2 era externamente idéntico al M26A1 pero con un sistema eléctrico ligeramente diferente).

Un M26A1. Nótese la cabina sin blindar.

El remolque M15 podía llevar un peso de hasta 40 toneladas, suficiente para soportar a los Shermans, los principales "clientes" de los Dragon Wagons. El peso del remolque era de unas 17.5 toneladas, y contaba con dos rampas abatibles para cargar los vehículos. Las ruedas podían ser desplazadas horizontalmente (aumentando la longitud total del eje), facilitando de este modo la carga de vehículos con diferentes separaciones entre las cadenas. Posteriormente, y con la introducción en servicio de los carros "pesados" M26 Pershing, se fabricaron dos versiones más del remolque, la M15A1 con una rampa extra y la M15A2, más ancha. Estas dos nuevas versiones fueron además reforzadas, siendo capaces de transportar un peso teórico de 45 toneladas.

La vida operativa de los Dragon Wagons se extendió a la guerra de Corea, y durante la década de los 60 el ejército norteamericano todavía los tenía en inventario. Además, cierto número de unidades fueron vendidas a diversos países, como Japón, Bélgica, Austria, Italia, Francia, España y Turquía. Asimismo, cierto numero de Dragon Wagons tuvieron uso en la vida civil como transportes de mercancías especiales, desprovistos de blindaje y demás parafernalia bélica.

Como he dicho antes, la principal carga de los Dragon Wagons fueron los Shermans, pero existen fotos de estos vehículos con las cargas más variadas: Priests, dos Stuarts simultáneamente, buldozers, Churchills.... y Panthers, aunque este carro excediera el peso teórico que el remolque M15 podía soportar. Es cierto que las imágenes más frecuentes de la asociación Dragon Wagon-Panther son las de tractores M26 arrastrando al carro alemán, y no éste diréctamente cargado sobre el remolque. Quizá la carga más original llevada por los Dragon Wagons fueron las 125 lanchas de desembarco LCM de la marina de los Estados Unidos que fueron transportadas por carretera desde las costas del Canal de la Mancha hasta las orillas del río Rin en marzo de 1945 y que, junto con otros medios, permitieron a los aliados cruzar este río.

"Dry Run" es un Dragon Wagon que lleva un Panther Ausf. A en su remolque.

1.2. La madre de todas las maquetas

Y por una vez los rumores se hicieron realidad. Para celebrar su 35 aniversario en el negocio de las maquetas de vehículos militares a 1/35, Tamiya lanzó al mercado a finales de 1998 el Dragon Wagon, U.S. 40ton tank transporter (referencia MM230). El adjetivo que mejor puede describir este kit es "espectacular", o ¿quizá debería decir "soberbio"?. Bueno, basta de tanta retórica, el caso es que la maqueta une a un sujeto ciertamente llamativo una calidad extraordinaria que sitúa de nuevo a Tamiya a la cabeza de los fabricantes de maquetas en plástico.

Cuando una abre la caja -la gran caja- se encuentra 17 grapas con piezas (más de 600), algunas de ellas dobles, más la cabina, que viene en una sola pieza, y las dos mitades, superior e inferior, del remolque. De las 17 grapas una es de plástico transparente, conteniendo los parabrisas y cristales de los faros, y otra es cromada, con el interior de los faros. Esta grapa cromada es una novedad en las maquetas de vehículos militares, aunque parece ser que es habitual en maquetas civiles. Además en la caja hay dos planchas de fotograbado, dos piezas metálicas para reforzar el remolque y los tornillos para sujetarlas, varias varillas metálicas para los ejes, otras piezas metálicas que se usan en las rampas abatibles del remolque, cadena muy fina (¡excelente!), hilo de nailon para hacer las sirgas de los tornos (un buen pedazo), más varillas metálicas, alambre fino, tubo de goma fino, los inevitables poly-caps..... ¡y seguro que me dejo algo!. Si, claro que me dejo algo, ¡las ruedas!. 19 ruedas de goma flexibles y huecas, del estilo de las que Tamiya fabrica para sus coches de radio control, y de gran calidad.

Además una hoja de calcas con estrellas y rótulos a tutiplén. Hay 5 opciones de decoración, 4 del ejército norteamericano y 1 para el ejército japonés de postguerra. Imaginareis que con todo esto en la caja, las instrucciones deben ser prolijas. Efectivamente, un "libro" de instrucciones de 28 páginas que, además de las instrucciones propiamente dichas, contiene una breve historia del Dragon Wagon con dos fotos de época e información del método para cargar y descargar los carros en el remolque.

La maqueta trae cuatro figuras, en realidad son dos figuras repetidas, con brazos opcionales, que se supone que van sentadas dentro de la cabina. Este es el único punto flojo de la maqueta. Es inaudito que Tamiya, la marca puntera en calidad en vehículos, haga unas figuras tan mediocres. Y no me refiero solo a éstas, sino a todas las figuras de Tamiya en general. En este terreno, Dragon lleva claramente el liderazgo. En fin, para el que quiera poner las figuras, en las instrucciones está la reproducción a escala de una revista (el "Yank", que creo que era la revista oficial del ejército americano en la época) que puede ser añadida a una de las figuras que la está ojeando.

1.3 Montaje

No os voy a aburrir con los pormenores del montaje del Dragon Wagon, entre otras cosas, porque la maqueta está montada prácticamente de caja y no tengo fotos de la maqueta sin pintar para apoyarme. Simplemente os voy a contar unas líneas generales incidiendo especialmente en un par de pasos que pueden requerir un poco más de cuidado, y en aquellos pocos puntos, en que he añadido algo con respecto a lo que viene en la caja.

He seguido básicamente la secuencia de montaje de las instrucciones. Dado que el interior de la cabina es visible si de dejan las escotillas frontales y laterales abiertas, como es el caso de mi maqueta, hay que pintar esta parte antes de cerrar la cabina. Probablemente esta es el único paso en el que hay que pensar un poco en la secuencia más conveniente de montaje. Yo opté por montar la pared posterior de la cabina (pieza K8) al chasis, y no sujetarla con cinta adhesiva a la cabina (que es de una sola pieza) como se indica en las instrucciones. Después monté todos los detalles del interior de la cabina, incluyendo los que van en el techo, laterales y ésta pared posterior. Sustituí las latas de gasolina por unas de Italeri, y cambié las asas en los laterales del cubremotor por otras hechas de alambre. En realidad, estas "mejoras" apenas se notan una vez cerrada la cabina. Pinté todo, puse las calcas reglamentarias, y una vez hube acabado, tapé con cinta de carrocero las ventanas y el agujero en el techo por dentro para evitar manchar el interior al pintar el exterior de la maqueta. Puse la cinta de manera que luego fuera fácil quitarla desde el exterior y sacarla con unas pinzas. Después pegué la cabina al chasis y a la pared posterior ya pegada. De esta manera, fue más fácil el montaje y pintura del interior, y también el enmasillado de la juntura de la cabina con la pared posterior.

En líneas generales monte la maqueta en tres subconjuntos, Tractor, remolque y conjunto de tornos traseros, a efectos de facilitar luego la pintura. Tamiya sugiere sujetar alguno de los fotograbados que hay que curvar, en los tornos y la rejilla de recubrimiento del tubo de escape, con el alambre fino que suministra, pero el cianoacrilato nos hará la misma labor perfectamente. La pieza que acabo de mencionar, la rejilla que recubre la parte final del tubo de escape (a2), fue uno de mis mayores quebraderos de cabeza. La pieza en cuestión debe ser enrollada, usando para ello un cilindro de diámetro adecuado como referencia que viene en la caja, y luego pegada alrededor del tubo de escape. Los fotograbados de Tamiya son bastante duros y rígidos, no es fácil darles forma. Aparte de un par de desafortunados incidentes con la rejilla (que no detallaré aquí, solo diré que en ellos participó mi hija pequeña), después de varios intentos aquello no cogió la forma deseada de ninguna manera. Al final se me ocurrió enrollarla alrededor de un soldador, sujetarla con alambre y calentarla un buen rato. Este truco obró maravillas, quedó más o menos enrollada y lista para ser pegada, aunque debo advertiros que esta última operación no fue nada fácil para mi.

Las ruedas de goma de la maqueta tienen el inconveniente de presentar una conspicua rebaba en el centro, a lo largo de la banda de rodadura. De hecho, cualquier neumático nuevo tiene esta rebaba, así que si uno quiere representar un Dragon Wagon al que le acaban de cambiar las 19 ruedas por otras nuevas no tiene ningún problema. Sin embargo, y dado que la escusa de las ruedas nuevas me parece un tanto sospechosa, decidí eliminar la susodicha rebaba. En principio existen varios métodos. Lijar puede ser un de ellos, pero lijar goma es muy difícil y pesado (sobre todo 19 ruedas de gran tamaño). Leí que se podía quitar la rebaba con un utensilio de manicura empleado para eliminar la cutícula de las uñas. Como mis conocimientos de manicura son bastante limitados utilicé un chisme que me pareció que serviría para eso, aunque creo que el resultado no es muy satisfactorio (aunque rápido). Posteriormente, en el reciente artículo del Military Modelling acerca del Dragon Wagon (ver bibliografía), el autor muestra en una foto otra herramienta, diferente de la que yo usé. Parece ser que se trata de unos alicates de cortar con filo plano en uno de los lados. Se supone que ESTA, es la herramienta de manicura correcta. Respecto a la calidad de las ruedas, a mi me parecen muy buenas. Corresponden al tipo de dibujo que se ve comúnmente en los vehículos en las fotos de época, aunque he visto otros Dragon Wagons conservados hoy en día con ruedas con otros dibujos. También he leído que alguien echaba en falta en las ruedas los números y la marca del fabricante, tal y como se pueden ver hoy en día en cualquier vehículo. Ignoro si efectivamente esto debería estar en las ruedas. Se que alguna marca va a sacar al mercado, o lo ha hecho ya, un juego de ruedas en resina para reemplazar a las de la maqueta, pero desconozco de que tipo y su calidad.

Dado que los faros delanteros quedan detrás de unas rejillas, poner el plástico cromado y el plástico transparente una vez pintada la maqueta resulta imposible. Yo monté estas piezas antes de pintar, y las tapé con maskol. Lo mismo hice con las parabrisas (solo hay cristales en las ventanillas delanteras). En los faros proyectores que hay en la parte posterior de la cabina, nada impide poner el cromado y cristal después de pintar, así que eso es lo que hice.

La única adición importante a la maqueta de Tamiya fue la sustitución de la ametralladora calibre 0.50 del techo de la cabina por una de Verlinden (Ref. 372) en resina y fotograbado, de excelente calidad, completada con el añadido del asa para el cambio del tubo del cañón hecha con alambre fino.

Para finalizar, las únicas mejoras caseras en el montaje de la maqueta fueron la adición de tira de estaño para simular las correas de sujeción de los mazos en la parte izquierda de la cabina, las sustitución en el techo de la misma de los enganches para sujetar una lona con alambre fino, la adición de tira de estaño y hebillas de fotograbado para simular las correas de sujeción del trípode de la ametralladora cal. 0.50 en el techo de la cabina, adición de un rudimentario sistema de cableado en los faros, añadido de diversos pasadores de alambre muy fino en la barra de arrastre plegable de la parte frontal de la cabina y añadido de diversos tubitos y alambre en los depósitos de aceite que hay justo encima de las cadenas de transmisión de las ruedas traseras del tractor. El sistema de transmisión trasero me parece muy curioso, era por cadenas, y había un depósito con aceite que constantemente las lubricaba.

Un consejo final: Pintad los espejos retrovisores aparte y no los peguéis hasta el final del todo, si no los romperéis repetidas veces durante la pintura, como me pasó a mi.

Para los maniacos, Eduard acaba de lanzar al mercado dos juegos de fotograbados para el Dragon Wagon. Uno contiene puertas y las chapas de blindaje abatible de las ventanillas y otro detalles generales.

1.4 Y ahora... ¿cómo se pinta una maqueta de medio metro de larga?

Las posibilidades de pintura del Dragon Wagon son un tanto limitadas. O bien se puede pintar en olive drab o.... en olive drab. Yo me decidí por la primera de las dos opciones. Al reto que supone acometer la pintura de una maqueta de la envergadura y características del Dragon Wagon, en mi caso se añadía el hecho que era mi primera maqueta en olive drab (aunque estoy seguro de que no será la última ;^D).

Para los colores base empleé acrílicos de Tamiya aplicados con aerógrafo. Empecé con una base de una mezcla al 50% de olive drab (XF62) y dark green (XF61). Creedme que dar una buena mano a toda la maqueta se lleva su tiempo y casi un bote de pintura. Después se aplicaron tres subidas de luces. La primera con olive drab puro, la segunda con olive drab más dark yellow (XF60), y la tercera con la mezcla anterior más buff (XF57). Finalmente perfilé las aristas y líneas principales (bordes de puertas, lineas en el remolque) con un color marrón oscuro muy diluído, haciendo también lineas verticales simulando desgaste.

Después, las calcas. Aerografié las zonas correspondientes con barniz brillante de Tamiya (X22) y después de seco puse las calcas. Elegí las que supongo que van a ser las más populares para esta maqueta, las correspondientes a un vehículo de la 464th Ordnance Maintenance Company, es decir, el del pin-up de la chica Vargas. Todas las calcas son excelentes, y la figura de la chica no es una excepción. Las bandas blancas a lo largo de los bordes de la cabina también son calcas, aunque en el caso de los guardabarros, opté por pintar yo las marcas blancas. Las calcas fueron tratadas con Microset y Microsol de la manera habitual. Después de un día sin tocar las calcas (y prácticamente sin mirarlas) apliqué una mano de barniz mate acrílico (Microflat) sobre las calcas y aquellas zonas que habían quedado brillantes debido a la aplicación anterior del barniz brillante.

Seguidamente se aplicaron los "lavados multicolores" o "decoloraciones selectivas" (¿o eran "filtros multitonales" ;^D?), es decir, sobre una superficie mojada de aguarrás se aplican puntitos de diversos colores al óleo (varios tonos de verdes, de ocres, de marrones, blanco y negro) al azar, y se funden con más aguarrás. Incidí más con colores oscuros en aquellas zonas más ocultas o recovecos, pero no hice un lavado selectivo de siena tostada o similar en las hendiduras. Es algo que no me gusta demasiado, me parece tan irreal como el pincel seco con colores aclarados. Utilizo el término aguarrás de un modo genérico. En realidad probé varias cosas: esencia de trementina, heptano (para mi gusto seca demasiado rápido para trabajar) y enamel thinner de Humbrol. Creo que este último disolvente es el que mejor funciona, no deja cercos y seca en un tiempo razonable, aunque desafortunadamente solo lo emplée muy al final del trabajo.

Pasé un ligerísima mano de pincel seco de esmalte olive drab (155) de Humbrol sin aclarar en algunos detalles y aristas. La verdad es que no se si se nota algo.

Continué con pequeñas picadas y rayas de colores marrón oscuro, olive drab, puro o aclarado más o menos, y verdes para simular desconchones, todo ello muy sutil (quizá demasiado, luego casi no se aprecia). Aerografié una capa muy diluida de dark yellow a toda la maqueta, especialmente a los bajos, en forma de nube para simular polvo, y luego, en los bajos insistí más con flat earth (XF52).

Pinté los pilotos y catadióptricos en rojo y negro (?) siguiendo las instrucciones.

Y finalmente llega la fase de empolvado con pasteles. Usé diferentes tonos de ocres y marrones, de forma general aplicados con pinceles grandes y suaves por todo el vehículo y más específicamente, y con pinceles más duros, rascando, en las partes más bajas. Empolvé de este modo los parabrisas y faros, ya descubiertos del maskol. En los faros empleé una plantilla hecha con cinta adhesiva para simular el área barrida por el limpiaparabrisas. Incidí especialmente en las superficies antideslizantes, con colores más oscuros. El pastel tapa buena parte de las sutilezas conseguidas anteriormente con las subidas de color, lavadillos, picadillos y otras técnicas húmedas y secas, pero en fin, ¡qué le vamos a hacer!.

Lo último son pequeños toques y rayas con la punta de un lápiz, en superficies y aristas, simulando el metal desnudo. También muy sutil.

Las ruedas están tratadas con pasteles, sin más. Se le aplica un generosa capa, se sopla y se pasa el dedo, incluso humedecido, por la banda de rodadura, de modo que ésta queda relativamente limpia, pero con polvo acumulado en las hendiduras. La idea es que este Dragon Wagon lleva bastantes kilómetros marchando por carreteras, y hace relativamente tiempo que no se ha metido campo a través. Vosotros juzgaréis si he conseguido dar esa impresión.

Et Voilà!, He aquí la obra faraónica terminada... ¡en solo tres meses!.

2. Panther

2.1 Un Panther un poco raro...

Muchos son los libros que se han dedicado al PanzerKampfwagen V Panther, y probablemente todavía serán muchos los que se le dedicarán en el futuro, así que no creo necesario abundar en la historia de tan famoso carro de combate. En el Panzerfile de PanzerNet podéis encontrar esta información de un modo detallado. Solo voy a contar aquí las peculiaridades de unos pocos Panthers construidos al final de la guerra, uno de los cuales he querido representar en mi maqueta.

Uno de estos Panthers "raros". La rueda de acero en la última posición se ve con toda claridad.
Observad los anillos a los lados de la torre y la falta del rail para la ametralladora antiaérea en la cúpula del comandante.

En los últimos pocos meses de guerra, la industria alemana estaba sometida a constantes bombardeos que limitaban considerablemente su capacidad productiva. Sin embargo, a pesar de ello, cierto número de Panzers seguían saliendo de las cadenas de montaje, en ocasiones con características "no oficiales" pero exigidas por la necesidad de utilizar los materiales y componentes disponibles. Así, en marzo y abril de 1945, MAN, una de las empresas encargadas de la fabricación del Panther, construyó un número indeterminado de ejemplares con una peculiaridad ciertamente curiosa: Las últimas ruedas (dobles) de cada lado eran del tipo "de acero", y no de las convencionales con forma de plato y banda de rodadura de goma. Este tipo de ruedas de acero ya habían sido instaladas en todo el tren de rodaje en una serie de unos 25 Panthers construidos por MAN en otoño de 1944. En el diseño y mejora de los Panzers en los últimos estadios de la guerra existía la tendencia a sustituir las ruedas con banda de goma por las de todo acero, como ocurrió con el Tiger I, o en el Tiger II desde el principio. Parece ser que en el que iba a ser el nuevo modelo del Panther, el Ausf. F, que debía empezarse a fabricar en mayo de 1945, se preveía la instalación completa de ruedas de acero en cuanto las circunstancias lo permitiesen. Sin embargo, la causa del uso de ruedas de acero en únicamente una de las posiciones del tren de rodaje, la última, sigue siendo un hecho misterioso. No se sabe muy bien si con ello se pretendía alguna mejora en las prestaciones, ahorro de materiales difíciles de conseguir, como el caucho, o simplemente, y empujados por la acuciantes circunstancias y a falta de otra cosa, los responsables de MAN tuvieron que echar mano a lo que hubiera en el almacén, y lo que había eran ruedas de acero sobrantes de los "experimentos" del otoño anterior. Personalmente, me inclino más por esta última hipótesis.

Las fotos que se conservan de estos Panthers muestran además características típicas de los vehículos construidos en los últimos meses de la guerra, especialmente en la torre. Los detalles externos más conspicuos son la presencia de 5 aros soldados a cada lado de la torre, en dos hileras, con objeto de sujetar ramas como camuflaje, la ausencia de anillo para la ametralladora antiaérea en la cúpula del comandante, y la presencia en su lugar de un soporte cilíndrico, y la presencia en le techo de la torre y laterales del mantelete de unas chapas de sujeción, parece ser que para fijar paneles de detección de gas venenoso. Todas estas modificaciones fueron ordenadas oficialmente en diferentes órdenes emitidas por los responsables técnicos del ejército alemán. Un estupendo ejemplo de torre de este tipo es la que hoy en día se conserva instalada en el prototipo del Panther II alojado en el Museo Patton de Fort Knox (EE.UU.) y que se encuentra ampliamente fotografiada en el Achtung Panzer número 4, dedicado al Panther (nota: esta torre NO es la original del Panther II, que nunca tuvo una. Fue instalada en su emplazamiento actual después de la guerra por los norteamericanos).

Por lo demás, son Panther Ausf. G de modelo tardío, con la extensión inferior en el mantelete del cañón, rejilla del radiador/calefactor izquierdo elevada, supresores de chispas en los tubos de escape...

En este otro Panther pueden apreciarse los escapes de tipo final. De nuevo, los aros en la torre son visibles.

2.2. ... y una maqueta un poco rara

Para un panthermaniaco como yo, la salida al mercado de nuevas maquetas del Panther siempre es una buena noticia. Sin embargo, cuando Shanghai Dragon saco al mercado sus dos Panthers G lo primero que pensé fue "¿para qué?, ¿por qué no mejor un Ausf. A o D?". Tamiya tenía "copado" el mercado de los Panthers G, con tres maquetas con las que prácticamente se cubren todas las versiones del este carro. Así pues, ¿qué novedad nos ofrece Shanghai Dragon?.

Las dos maquetas de la filial de Dragon son un poco peculiares. La que yo he usado (Night Fighting Panther, referencia 9045) corresponde a un Panther G de final de producción, con la extensión inferior en el mantelete del cañón, rejilla del radiador/calefactor izquierdo elevada, supresores de chispas en los tubos de escape... (vaya, creo que todo esto ya lo he escrito antes), y, además, tres conjuntos de visores/proyectores de infrarrojo, uno para instalar en la cúpula para el comandante, otro para el artillero y un tercero para el conductor. Ultimamente está de moda el equipo infrarrojo que desarrollaron los alemanes durante la segunda guerra mundial, y su presunta utilización, especialmente en los Panthers. Pese a que este equipo efectivamente existió, e incluso estuvo disponible en grandes cantidades, no está nada claro que fuera realmente utilizado. Parece ser que existen informes de su uso en Hungría en 1945, pero los detalles permanecen oscuros. Se ha hablado de dos configuraciones posibles, de Panthers A o D equipados con los tres visores... en fin, que la maqueta de Shanghai Dragon, con el equipo IR instalado, no deja de ser una elucubración. El otro Panther de Shanghai Dragon (Command Tank referencia 9046), es la misma maqueta sin equipo IR, con el cambio de las ruedas convencionales por otras de acero y (creo, ya que yo no tengo la maqueta) el añadido de antenas de mando y un periscopio para el comandante. Nos encontramos ante otra entelequia, ya que los únicos Panthers de los que se tiene noticia que se fabricaran con ruedas de acero, como ya he dicho antes, no eran de tipo G tan tardíos.

Si os soy sincero, compre la maqueta de Shanghai Dragon por que la versión con equipo IR me pareció sumamente atractiva. He sido una víctima del marketing de la casa china. Además del Panther en si, quería el equipo infrarrojo para ponérselo en un futuro a un Panther A (si alguna vez lo saca alguien), ya que parece ser que esa configuración fue más probable. Sin embargo, después del ímpetu inicial de la novedad, debo decir que no estoy descontento de mi compra.

Las comparaciones son odiosas, pero inevitables. ¿Qué Panthers son mejores, los de Shanghai Dragon o los de Tamiya?. Los de Tamiya, sin duda, pero la diferencia no es mucha. Las maquetas de Tamiya tienen la finura y facilidad de montaje ya míticas, pero también alguna omisión. Los de Shanghai Dragón son quizá un poco menos finos, pero se montan bien (recordad que parte de los moldes proceden de los antiguos High Tech de Gunze Sangyo), ofrecen cadenas eslabón a eslabón de calidad aceptable (y un montón de piezas sobrantes, algunas muy aprovechables) y son muchísmo más baratos, casi la mitad. Por supuesto que tienen defectos, algunos de los cuales os comentaré más adelante. Digamos que un 9 para los Panthers de Tamiya y un 7.5 para los de Shanghai Dragon.

2.3. Montaje

Como con el Dragon Wagon, no os voy a aburrir con la enumeración prolija de todos los pasos del montaje, solo os daré unas pinceladas generales y os indicaré las dificultades más importantes con las que me encontré. Aparte de la maqueta de Shanghai Dragon he utilizado el fotograbado de Aber para Panther G (referencia 35024). La calidad de este último es excelente. En mi escasa experiencia con los fotograbados, Aber es sin duda la marca de mejor calidad. Ofrece una gran cantidad de piezas en sus juegos, quizá demasiadas, ya que algunas son claramente inútiles, poco prácticas (por ejemplo, los periscopios de la cúpula del comandante) o simplemente solo aptas para mentes desquiciadas (quien si no se va a hacer la cadena del soporte del cañón eslabón por eslabón a base de fotograbado y plástico estirado). Eso si, las piezas que se ponen son magníficas. Mención especial a los guardabarros delanteros y, como siempre, a las rejillas, las únicas que yo he visto con relieve simulando la trama de los alambres entrelazados.

Cuando abrimos la caja nos encontramos con bastantes grapas en el típico color gris de Dragon. Varias de estas grapas proceden de otras maquetas, como el Panther II, o los Jagdpanther de la marca china. La caja de piezas sobrantes recibirá una buena cantidad de nuevo material. Además, hay tres grapas transparentes con todo el equipo infrarrojo, que hay que pintar de todas formas. Las instrucciones son correctas y fáciles de seguir.

La primera pifia de la maqueta nos la encontramos en la parte inferior del chasis. Las barras de torsión forman parte de este, y no son piezas separadas como en las maquetas de Tamiya. Por esta razón, la forma doblada de las mismas no está bien conseguida. Este es un problema relativamente importante. Si la maqueta se monta completamente, es decir, con ruedas y cadenas, este punto es prácticamente inapreciable. Ahora bien, supondrá un problema para dioramas en los que se representen tanques en los que falten ruedas, o en aquellos en los que se pretenda adaptar el tren de rodaje a las irregularidades del terreno. La segunda metedura de pata está también en la barcaza. En la parte delantera faltan las sujeciones externas de la transmisión, con sus seis tornillos. Un fallo bastante estúpido y recurrente en las maquetas de Dragon con chasis de Panther. Yo las fabriqué con plasticard y tornillos sacados de las piezas del Panther II sobrantes de la misma maqueta. Luego me di cuenta de que en una de las grapas de la maqueta hay moldeados tornillos que se pueden cortar y usar para menesteres de este tipo. Y ya que estoy metido en la parte negativa, comentar la última omisión de la maqueta: Las tirillas metálica (que vaya usted a saber para que servían), que van en la parte más externa del cubremotor, a los lados de las rejillas redondas (mirad por ejemplo el dibujo 75 de la página 42 del Achtung Panzer número 4 para ver a lo que me refiero). Estas piezas son muy fáciles de rehacer con plástico estirado y plasticard.

Y fundamentalmente eso es todo. Monté el carro según las instrucciones, omitiendo todos los soportes para las herramientas y cadenas de repuesto que vienen en el fotograbado de Aber. Tapé los agujeros que sirven de indicación de donde pegar todo este material y los soportes de los faldones con masilla. Sustituí alguna pieza por las equivalentes de Tamiya, sobrantes del Jagdpanther, ya que me parecieron de mejor calidad. Entre estas el soporte para el cañón, la tapa del ventilador que va justo debajo y la visera del periscopio del conductor. Los periscopios del conductor, operador de radio y cargador, este último en el techo de la torre, vienen en una pieza con los correspondientes protectores. Sustituí los periscopios por otros de resina y rehice las protecciones con lámina de plástico grueso. Asimismo, añadí los periscopios de la cúpula del jefe de carro (estos también están omitidos en las maquetas de los Panthers G de Tamiya, excepto en la del Panther con ruedas de acero). El tubo del cañón fue sustituído por otro de aluminio torneado, utilizando el mismo freno de boca, convenientemente agujereado para introducir el extremo del cañón que debe verse un poco por dentro. El tubo para guardar los utensilios de limpieza del cañón, en la parte izquierda del carro, también es de aluminio torneado, ahuecado en sus extremos.

En la torre, sustituí el asa por alambre de estaño con los extremos chafados con un pinza. Añadí los cinco anillos a cada lado de la torre con alambre fino, tomando como referencia el plano sobre el Panther G late del libro Panther Germany's Tank de Tom Jentz. Como información acerca de la torre muy tardía que lleva la maqueta puede consultarse este plano, los dibujos correspondientes del Achtung Panzer nº 4 o las fotos que aparecen en este mismo libro de la torre instalada en el prototipo de Panther II de Fort Knox. Omití el anillo de la ametralladora antiaérea en la cúpula del jefe de carro, rellenando los agujeros correspondientes en los protectores de los periscopios. Además, y basándome en las fotos que acabo de mencionar, añadí sobre estos protectores unos pequeños rectángulos de plasticard fino (en teoría, donde iba soldado el anillo de la ametralladora). El nuevo soporte para la ametralladora se hizo con alambre eléctrico y su funda de plástico.

Dejé las ruedas sin montar para facilitar la labor de pintura posterior. Las ruedas de acero proceden de la maqueta de Tamiya (en ésta maqueta sobra una rueda de acero de cada tipo, así que se necesitan los sobrantes de dos maquetas).

Después de montar el grueso de la maqueta, empecé con los fotograbados de Aber. En general, no hay más que seguir las instrucciones. Como ya he dicho antes, el fotograbado es completísimo. Únicamente reemplacé los pasadores en los extremos de las cadenitas de sujeción de los soportes de las cadenas de repuesto y ganchos de arrastre con alambre fino.

Para finalizar, en los bajos de la maqueta apliqué con un pincel grueso una mezcla de bicarbonato y masilla diluída en acetona, para simular barro adherido.

Nuestro Panther fue abandonado por la tripulación debido a una avería mecánica menor, o por falta de combustible. No lleva ninguna herramienta. Estas han sido retiradas bien por la tripulación del propio Panther, bien por la unidad de recuperación del ejército norteamericano o bien por los paisanos del lugar, que apreciaban mucho estas herramientas y a las que les dieron buen uso en la postguerra. Las cadenas del Panther han sido desmontadas por los norteamericanos. Esta era una práctica común, pues facilitaba las labores de arrastre y carga en el remolque del Dragon Wagon y además disminuía el peso sobre el ya sobrecargado remolque.

2.4. ¡A pintaaaarrrr!

El Panther está pintado en el clásico esquema de tres tonos. Los colores base son acrílicos de Tamiya. Empecé con una base de dark green (XF61) y olive green (XF58) al 50% y sobre esta base dos subidas de color, la primera con olive green puro y la segunda con este color más dark yellow (XF60). Luego aplique el camuflaje en marrón oscuro con red brown (XF64) y sobre este ligeros toques de este color aclarado con flat earth (XF52). Finalmente aerografié la parte de arena con dark yellow, y luego, de modo similar al marrón oscuro, con una mezcla de dark yellow más buff (XF57).

A partir de aquí la pintura es bastante similar al Dragon Wagon. Perfilado con aerógrafo con marrón muy oscuro muy diluído, añadiendo también trazos horizontales. Lavados multicolores con óleos, y desconchones y rayones en cada tono del camuflaje con la pintura correspondiente aclarada. Además desconchones en marrón con el centro más rojizo (desconchones oxidados). Los tubos de escape recibieron un lavado de color marrón óxido y la parte superior fue aerografiada de negro, lo mismo que el freno de boca del cañón. Tras esta fase, barnice la maqueta en mate con Marabu MattLack, ya que con los lavados me habían quedado zonas brillantes. Después una veladura a aerógrafo de dark yellow muy diluído y en los bajos lo propio con matt earth. La fase de pasteles fue especialmente intensa en los bajos y ruedas (solo pintadas de verde, con la banda de goma en marrón muy oscuro), utilizándose aquí pastel humedecido en isopropanol (el disolvente de las pinturas acrílicas) en algunas zonas. Además, se intentaron crear churretones de suciedad a base de pasteles en las superficies verticales e inclinadas. El aviso "KEEP OFF" a los lados de la torre fue escrito con una pintura blanca de madera de las de colegial, antes de empolvar con pasteles, y pretende emular a la tiza. El letrero en el frontal del Panther (464th Ord Evac) fue pintado con Humbrol a mano alzada (se nota, ¿no?) y está basado en uno similar visto en una foto de un Sturmtiger capturado.

Se dieron algunos toques con la punta de un lápiz en aristas y aquí y allá para simular metal desnudo. Los vidrios de los periscopios de pintaron de verde muy oscuro y después con barniz brillante.

Y eso es todo, amigos.

Epílogo

Si habeis llegado hasta aquí, realmente tenéis más moral que el alcoyano. Este es un artículo largo, pero es que las maquetas que se describen no son para menos, especialmente el Dragon Wagon. Con el trabajo que aquí os presento he intentado conseguir un acabado diferente al que solía dar solamente hace unas pocas maquetas. Este acabado pretende reflejar mejor la realidad, especialmente tal y como se ve en las fotos de época; tarea francamente difícil. Conscientemente he intentado evitar algunos convencionalismos maquetiles que sin duda hubieran hecho el conjunto más vistoso, pero a mi juicio, menos real. No se si he conseguido mis propósitos, es algo que dejo al juicio de cada uno. Solo puedo decir que personalmente estoy satisfecho con los resultados obtenidos, aunque espero seguir avanzando por este camino.

Quisiera humildemente dedicar este trabajo a Angel, Arsenio, Daniel XXL, Diesel, Fernando, Ivan, Javier F., Javier V., José Amengual, Juan Luis, Mig, Obi One, Pak, Panzerknacker, Patton, StuG, Sturmovik y Yosu. Mi agradecimiento a StuG por sus donaciones para el Panther, a Diesel por su apoyo bibliográfico y a SiG por compartir conmigo sus técnicas con el olive drab. Y en general, mi agradecimiento a todos los PanzerNeteros. Sin vosotros no habría llegado hasta aquí (no estoy seguro de que esto sea un halago ;^D).

 

Bibliografía

Libro sobre camioncillos americanos (Diesel, dame esta referencia, porfa).

Military Modelling, 1996, 26, 33 (noviembre 1996). Artículo por Frank DeSisto.

Military Modelling, 1999, 29, 28 (marzo 1999). Artículo por John Pringent.

http://www.buffnet.net/~tonym/models.htm - La página de Tony Matteliano contiene más de 70 fotos de detalle de un Dragon Wagon actual.

"Germany's Panther Tank. The Quest for Combat Supremacy", por Thomas L. Jentz. Schiffer Military, Atglen (PA), EE.UU. 1995.

"Tank Power. PzKpfw. V Panther, Vol. 1", por Waldemar Trojca. AJ-Press, Gdansk, Polonia. 1999.

"Achtung Panzer no. 4. Panther, Jagdpanther and Brummbär". Dai Nippon Kaiga, Japón 1994.

"Sturm & Drang no.5. Panther". Delta Publishing Co. Ltd., Tokio, Japón 1992.

 

Texto y fotografía © Antonio Martín Tello
Año 1999

 
colabora@panzernet.com