Chulísimo, Alberto. Y con el título y la figura tienes hasta una pequeña historia que contar.