BRUTAL Nacho.

Qué decir, qué más decir, que no hay palabras para tanto por decir.

Para que luego digan que un moderno es aburrido o no se le puede sacar jugo.