Se te entiende fetén
¡Gracias Juan Luis!