Con lo feo que es el cacharro y lo chulo que lo has dejado. Alucinante Antonio.